Estadisticas de visitas

4.11.09

Music is the flowers of wintertime

9:04 p. m.


No sé si empezar por el principio o por el final, si empezar por Erlend saliendo a presentar a Javiera Mena y afirmando que habla mucho porque le encanta escuchar su propia voz o por el mismo Erlend bailando encima de la barra del Vademecwm mientras Eirik se queda solo una y otra vez.

Entre un momento y otro ocurrieron muchas cosas, muchos instantes de belleza y humor, dos voces tan afinadas, y dos personajes tan distintos. Erlend buscando el baño de masas (y las masas bañándole encantadas) y Eirik sonriendo condescendiente hacia su compañero. Y entre canción y canción, reflexiones sobre la pobreza de España con respecto a Portugal, sobre los lugares en los que llueve (se sentían como en casa), sobre la inspiración siendo ir a ver a algún artista y darte cuenta que no es tan bueno, o simplemente jugando a ser gallegos intentando responder a una pregunta con otra. Erlend puede, Eirik no. No es fácil ser gallego.

Y un final en el que nos sentamos en el escenario (a sus pies, por cierto, de Camper) y algunos bailaron y todo. Salí enamorada.

Y oh, nos invitan al Vade, donde van a pinchar y allá vamos bajo la lluvia, felices porque es martes y el lugar está lleno y Erlend pincha a Paul Simon y California dreamin' mientras Eirik habla con la gente. Y Erlend baila y brinca y bebe y el espíritu fan vence y Eirik me pronuncia su apellido impronunciable y el de Erlend pronunciable (Uuuuyyyaaa) y el gran Davide Bertolini da saltos para parecer más alto. Y Erlend pincha sus propias canciones y baila como si de un ídolo suyo se tratase, y me acerco a él que se gira y se desequilibran sus casi 2 metros sobre mí (pero se recupera) y yo lo odio un poquito por ser tan showman y cuando lo perdemos de vista nos lo imaginamos apagándole los cigarrillos a los fumadores que se han colado. Luego baila sobre la barra y pincha Imagine y canta y casi ni abre los ojos y coge la cazadora y huye, y Eirik dice que se van en una hora.

Y una y otra vez pensaba en cómo es injusto que el pobre Eirik se quede solo (no como en las portadas de los discos) y todo el mundo quiera a Erlend. Yo sigo queriendo a Erlend (un poco más incluso aunque me dé rabia), pero he aprendido a querer a Eirik también. Y a Bertolini y al Tobias el violinista de las mil edades.

Written by

We are Creative Blogger Theme Wavers which provides user friendly, effective and easy to use themes. Each support has free and providing HD support screen casting.

4 tortugas:

Te de llimona dijo...

Envidia malsana es lo que siento ahora mismo :-)

Por cierto, a mí me cae mejor Eirik ;-)

Emma Peel dijo...

No te perdonaré que no pongas un tomate en mi cara al subir esa foto.


... y definitivamente, soy fan de Eirik en contraposición :)

Milk dijo...

A ver si lo entiendo... Eirik es el de rizos y el otro es el guapo oficial que no es guapo pero es fotogénico??

Por cierto, deberías haber puesto la foto con alguno de ellos, Eirik a poder ser, pesase a quien pesase

Mrs Jones dijo...

No has entendido nada!!
El guapo oficial es Eirik.
Pero Erlend tiene más carisma y mil proyectos paralelos por los q es más famoso.
Hoy por hoy todo el mundo prefiere a Erlend pq Eirik es un poco sosito. Pobriño.

Erlend es el de las gafotas.

 

© 2013 Buscando robles entre las tortugas. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top