Estadisticas de visitas

14.8.09

Sincerily, L. Cohen

9:04 p. m.


Me gusta que mis conciertos se conecten como si formasen parte de un todo brillantemente entrelazado. Y no, no creo que Leonard Cohen sepa quién es Jens Lekman, pero que Jens también se olvide de rezar por los ángeles no puede ser una simple casualidad.

Leonard Cohen tiene casi 75 años, muchos trajes y sombreros, y una agilidad que ya quisiéramos muchos con 50 años menos. Ayuda a que el mundo sea un poquito mejor con su puntualidad y su voz profunda profunda, que suena mejor que hace unos años. Leonard baila despacito agarrando el cable del micro y se encoge y se arrodilla ante su guitarrista y se quita el sombrero e inclina la cabeza cuando sus músicos hacen algún solo o cuando el público aplaude mucho mucho (pero siempre aplaude mucho mucho).

Y canta poquito a poco todos esos grandes éxitos escritos hace varias décadas, pero que siguen dentro de él arañándolo tanto como a nosotros que no hablamos, que casi ni respiramos. Leonard dijo una vez que lo que él tiene es un pequeño jardín y que sus canciones crecen y crecen. Suzanne, Marianne, Jane.

Y entonces llega mi momento más esperado. El segundo bis y Famous Blue Raincoat y ya no la pude dejar de cantar. Jane era tonta, pensamos.

Cuando todo se acaba después del tercer bis (y sabes que es el último porque se va caminando y no dando alegres brincos), un enorme suspiro colectivo tuvo que recorrer las gradas. Por lo menos a mí me recorrió.

Hoy me decía Sabe por teléfono: "¿Pero qué era eso, Ana? ¿No era la música de las estrellas?".


You've won me
You've won me
My lord

Written by

We are Creative Blogger Theme Wavers which provides user friendly, effective and easy to use themes. Each support has free and providing HD support screen casting.

5 tortugas:

Cubilete dijo...

ya sabes... yo quiero su genética!!!

Emma Peel dijo...

Plas, plas, plas.

Piscina/playa/refresco al sol esta semana? :)

Te de llimona dijo...

Casi me parece haber estado ahí cerrando los ojos y tocando el cielo.

Pronto lo tendremos por aquí.

Buena crónica!

náufrago dijo...

Fermoso post. Imposible contalo mellor.

Milk dijo...

A mí ya sabes que la historia del fraude me fascinó

Qué suerte la nuestra aprovechando las desgracias ajenas :(

Por cierto, leí una entrevista y no me cayó mal. No mencionó el vegetarianismo, sólo lo de la meditación en el monasterio. Eso sí, es un fresco.

 

© 2013 Buscando robles entre las tortugas. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top