Estadisticas de visitas

15.12.08

Mi sangre y la cafeína

10:22 p. m.

No me había ni dado cuenta, pero hacía meses que no estaba en estado cafeínico. El último que recuerdo (pero no pudo haber sido el último, porque entonces hablamos de años) fue en Barcelona. Recuerdo dos en Barcelona, de hecho. Y supongo que me acuerdo por su intensidad y porque quedaron reflejados en páginas escritas con letra cada vez peor en mi cuaderno secreto o en alguna carta que salió nerviosa hacia otro país o ciudad, no lo sé.

Uno de ellos había sido inducido por (además de un exceso de cafeína en sangre) leer el final de "A portrait of the artist as a young man" mientras escuchaba Belle and Sebastian (¿qué canción era? ¿qué canción? pero de pronto tengo 15 años y recuerdo otro provocado por esperar "Blue flashing light" en aquel cassette de Travis). El otro momento cafeínico había llegado por culpa de una película y Jude Law y un parecido razonable y estar sola en casa y no saber a quién contárselo todo.

Hoy llegó después de comer. Me senté delante del ordenador, imprimí unas maquetas de la nueva web y me puse a pintar encima de ellas. Y de pronto me di cuenta de la velocidad de mi mano, de todas las líneas y anotaciones que había hecho, y de que ya tenía mi versión final. Last FM me deleitaba con alguna clase de country deprimente y no supe qué hacer. Dejé el boli y miré a la pantalla y después de nuevo al papel, e intenté seguir haciendo algo de provecho, intenté seguir aprovechando el momento creativo para trabajar, pero no. Y entonces descubrí que tener un momento cafeínico en una oficina es doloroso. ¿Por qué no puedo salir e irme corriendo? ¿Por qué no puedo cerrar los ojos con fuerza y chillar un rato? ¿Por qué no puedo abandonarlo todo y aprovechar la inspiración para escribir esa obra maestra?

Al cabo de un rato todo terminó y me sentí aliviada.
Otro día os hablo de la fiesta de Navidad de los mejores becarios del mundo (sr. director dixit).



Blue flashing lights
last Saturday night
brought the neighbours all out on the street...

Written by

We are Creative Blogger Theme Wavers which provides user friendly, effective and easy to use themes. Each support has free and providing HD support screen casting.

10 tortugas:

Te de llimona dijo...

Hola,

Oye, pues espero que tengas muchos momentos cafeínicos. Estando en Viena, no creo que te falten oportunidades. Y que la próxima vez sea en casa y nos deleites con parte de esa gran obra maestra.

But it's Saturday night and I'm lying alone
In the bed that I made, disconnected the phone

Emma Peel dijo...

Yo creo que he tenido la suerte de presenciar uno de esos instantes en Alondras' :)
Espero que el próximo sea provechoso y te pille en Gondomar, para que puedas coger la bici y lanzarte a la carretera :D

Y no te preocupes por tu obra maestra... tienes aún unos 10 años de brillantez para aprovechar ;)

Mrs Jones dijo...

Qué quieres que te diga, lo de coger la bici en Gondomar y lanzarme a la carretera me da un poco de miedo...

(¿solo 10 años? ¿qué pasa a los 34?)

Emma Peel dijo...

Bueno, sí... mejor, coger los auriculares y salir a dar una vuelta. Mucho más seguro :)

A los 34? empieza la cuenta atrás hasta la degradación, y probablemente... no sé, tendrás un hijo, será más sabio que tú y acabarás cometiendo un infanticidio.

Creo que veo demasiadas series...

Te de llimona dijo...

Chicas, ya me habéis dejado chafada para todas las navidades, lo sepáis. Me quedan dos años, según vuestras previsiones, para empezar mi descomposición.
Estas jovenzuelas, ahora me pagáis los psicólogos!

Cubilete dijo...

no estoy de acuerdo con emma... a los 34 el niño no puede ser sabio... aún será muy pequeño, si es que existe!!!

Emma Peel dijo...

Será hijo de Mrs... por fuerza va a ser un niño sabio y marisabidillo. O no?

Cubilete dijo...

jaajajajajajajaj un punto, emma!

Mrs Jones dijo...

Pss.

De todas formas ayer, en una interesante conversación de chicas, llegamos a la conclusión de que acabaría ocurriendo con 38 años (cuando tras muchas becas, consiguiésemos un trabajo), y que tendríamos que ir a un bar, escoger a un hombre guapo, preguntarle si en su familia había habido enfermedades hereditarias y emborracharlo.

Yo espero que no haya que llegar a ese extremo. (Y desde luego, si va a costar tanto, no lo voy a matar luego!)

Milk dijo...

Dios mio,

ahora que ya estamos en esa edad en que la gente habla de trabajos e hijos, todas mis companheras me explicaron que su tope para casarse eran los 30 y que para tener hijos los 32.

De todas formas creo que tener un hijo marisabidillo puede hacer que tú seas más sabia.

Ya verás, Ya verás cuando nos pregunten por los agujeros negros y las leyes de la fisica cuántica.

 

© 2013 Buscando robles entre las tortugas. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top